Relatos De Salamandra

Esto fue una historia real y el día de hoy, al cumplirse un año de haberme ocurrido, quiero compartirla, ojalá a alguien le sirva y no cometa exactamente los mismos fallos. Imagínate enamorarte de esa persona singular y que no sea de este tiempo, que guarde un obscuro secreto si bien te ame con locura, no obstante ese amor llegase accidentariamente. Dicen que el primer amor no es la primera persona que te gusto la primera persona con la que estuviste, el primer amor es aquel que te hizo sentir cosas inexplicables, cometer insesateces que jamás pensaste hacer, ese que tan solo con masajes eroticos barcelona tu planeta. Los cuatro relatos de Ishihara fueron toda una revolución en la sociedad japonesa de la época.
En especial dignas de mención, a juicio mío, son el primero y último relatos de la compilación (La rosa de oro se titula éste), representativos, así como Cambio de luz, de la nueva vena espiritualista de su autor; Un viejo verde, especie de canto del cisne de un romanticismo tardío; y 3 cuentos donde la honestidad termina por caer víctima a una ironía mordaz: Contrincantes, Benedictino y La Ronca.
Tenía muchos detalles conmigo,conocí a su familia que me admitió desde el primer momento, no era nada celoso, contaba conmigo para todo, nunca discutiamos…¡eramos la pareja perfecta!. Todavía de esta manera, el gobierno regional, al enterarse de los hechos, ofreció a la familia la ayuda económica y medios necesarios para solucionar los problemas de salud del padre y el hermano de Mumpy.
Quien no haya estudiado las complicaciones de nuestro espíritu, tendrá por inverosímil que tanto deseemos desatar lazos que nadie nos obligó a anudar, y hasta deplorará que mientras las fieras y los animales salvajes agradecen a su modo el apego que se les prueba, el hombre, más duro y también indiferente, se irrite porque le halagan, y aborrezca, a veces, a la mujer que le ofrece amor.
Eran tan agradables a Don Juan estas cartas, que había determinado no regresar a ver a su prima jamás, miedoso de hallarla empeorada y cambiada por el tiempo, y no tener entonces ilusión bastante para mantener la correspondencia. Llevado al extremo del relato no conozco ningún caso, con esa edad nuestras madres pasan a ser invisibles en nuestros modelos de sexualidad, lo que fue en la infancia una pulsión onírica, ha sido olvidado completamente. Calcularon todo para llegar a Santiago, ducharse, prepararse y plantarse en el altar.
En cuanto al resto, el escenario y el trasfondo histórico se ponen al servicio de la trama en modo tal que, siendo los dos significativos, en absoluto intercambiables por cualesquiera otros, no interrumpen la acción, ni la adornan innecesariamente, ni se exhiben eruditamente para acreditar el sin duda meticuloso trabajo de investigación que los hizo posibles.
Al cuadro de su juventud, del amor del novio, que revelaban mil finezas y extremos, y a la cándida belleza de la novia, servían de marco de oro y rosas la copiosa hacienda, la ilustre cuna, el respeto y cariño de la buena gente campesina y hasta la venturosa circunstancia de verse enlazadas por ella, frente al Cielo y ante el planeta, las dos casas más ricas y nobles de la provincia, las que la representaban en la historia nacional.
Cuatro narraciones incluidas por Alas en dos volúmenes suyos de crítica (Palique 1894 y Siglo pasado1901) vuelven a tantear los límites entre ideas y narración, algo que ocurriría, asimismo, en varios textos reunidos por él en su última colección de ficción, El gallo de Sócrates (mil novecientos uno), filosófica preparación, hasta determinado punto, para su final.
Estremecido y turbado, el presidente se agitaba en el asiento, haciendo coraje, como suele decirse, para bajar a cumplir su deber de expulsar a la intrusa. Algaida; Sevilla, 2002; premio Ciudad de Badajoz), además de otros muchos que todavía no he podido leer mas que han sido muy celebrados por la crítica. Este libro, durante largos años considerado como escandaloso y con una vida prácticamente clandestina, ha pasado a ser hoy día una obra clásica de la literatura erótica contemporánea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>