Mi Fantasia

Sale a la luz La torre de Babel y otros asuntos, poemario con el que se rompe el silencio poético de largos años. Mientras él va a clases, ella pasea por la urbe y escribe para un sitio de internet sobre lugares interesantes qué visitar en el Distrito Federal. Pasose lo que faltaba hasta el amanecer vagando por las calles, en un estado tan horrible, que dos tres veces se recostó en una puerta para plañir. Charlamos un rato sobre nuestras vidas mientras el nivel de vino iba mermando con rapidez en la botella.
Nada le llamaba la atención, sus compañeras se pasaban la mitad del tiempo fisgoneando en los temas de los superiores ya antes que haciendo el trabajo; lo único que conseguía realmente desconcentrarla en su rutina de copiar informes contables era la aparición, al menos dos 3 veces al día, de Matthew, el diseñador gráfico de la compañía que dejaba una exquisita fragancia de Terry Mugler toda vez que cruzaba el vestíbulo hasta la oficina de George.
Seis meses después, cuando llegó el momento de que Efrén volviera a México, ella decidió tomar un año sabático para regresar con él. De manera inmediata a fin de que los órganos no mueran, son pocos minutos, es preciso ponerle al paciente fallecido un respirador artificial para que le provea oxígeno y las células no mueran y al tiempo deben conectarlo a un aparato que cumple la función del corazón. No sabría decir qué es lo que empuja a una persona a suicidarse, yo sigo buscando el amor de mi madre, sé que no lo encontraré, pero la experiencia me ha transformado en una guerrera.
Inconvenientes de comenzar a saborear los libros antes de abrirlos, pues de no haber ocupado la psique en divagaciones semejantes seguramente el impacto del primer y magnífico cuento, titulado el tatuador y en el que el profesional en cuestión goza con el sufrimiento que ocasionaba con su diestro uso de las agujas, no habría sido tan grande y me habría permitido disfrutar más de los próximos cuentos en lugar de abocarme a pelearme con el noqueo que me generó ese impactante relato.
Como simple lectora —no como cervantista—, no hilo tan delgado; me satisfaría con un Q. bien interpretado a ras de la letra y de la semántica de las palabras, con sus maravillosos silencios como «silencios inusitados» «sorprendentes», siquiera con una edición bien puntuada, que no diera pie para consideraciones apodícticas, y la invención de «incisos» y «concesiones a las ideas de la época» (II, 58, 1094, n. cuatro), para deducciones sobre la conciencia de estado social (II, 58, 1095, n. 9).
Pero con lo que se puede vislumbrar en el caso de Clarín, parecería seguir nuestro autor un procedimiento bastante semejante en la creación tanto de sus relatos como de sus novelas largas (las dos que llegó a concluir y los fragmentos narrativos destinados a ser parte de una malograda trilogía libresca, especie de continuación de Su único hijo, que videoporno italiano ).
Intenté engañarla santamente para hacerla dichosa, y ella, con tardía lucidez, adivinó mi indiferencia y mi disimulado hastío, y cada vez se inclinó más hacia el sepulcro. La inclusión del relato de La dama de Cádiz, primero de muchos que escribiría después y que suponen la necesidad de la prosa como expresión para Pilar Paz Pasamar. Esto, lo que podría haber sido solamente que un atroz relato, fue algo que sucedió el veintisiete de Junio de dos mil once en un pueblo al norte de la ciudad de Calcula. Se mordía los labios y sus calzoncillos empezaban a estar cada vez más pequeños aguantando la presión de su polla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>